lunes, 28 de marzo de 2016

Una habitación con vistas



Para nuestra primera sesión de marzo elegimos un clásico: La novela de Edward Morgan Forster "Una habitación con vistas".
Edward Morgan Forster fue novelista y ensayista inglés cuyas novelas exploran las actitudes que crean barreras entre las personas.En esta ocasión, nos cuenta la historia de Lucy, joven inglesa de vacaciones en Florencia. Hasta ese momento, Lucy ha vivido según las normas y convenciones sociales de la época (comienzos del s. XX), y solo parece reflejar su verdadero espíritu cuando se sienta al piano.
Viaja con su prima Charlotte, a modo de carabina irritante y asustadiza (felizmente interpretada en la versión cinematográfica por la gran Maggie Smith)

Allí conocen a dos extraños ingleses (la ciudad parece plagada de una incipiente masificación turística): el extravagante padre y el bohemio hijo divierten y horrorizan a partes iguales a ambas primas. Surge el amor entre Lucy y George, con un único beso que termina de amedrentar a la carabina Charlotte, que organiza la huida de Florencia ante el miedo de que el resto de la excursión se haya percatado.

La novela simboliza el desafío a las normas de la alta sociedad inglesa, representada en Lucy y su vuelta al redil, tras el escarceo italiano, conformada ante la idea de casarse (con un más que nunca camaleónico Daniel Day Lewis en la película), tan petulante como impasible ante los sentimientos del resto de los mortales.

La obra está escrita con un gran sentido del humor, y es un alegato a una manera de entender la vida, la libertad, y el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade tu comentario