martes, 3 de enero de 2017

Suite francesa, de Irene Nemirovsky

Menos mal que terminamos el año con una gran novela. Así dejamos diciembre con buen sabor de boca aunque la coordinadora haya recibido una regañina por la extensión de la obra y el poco tiempo para terminarla.

Para la reseña, remitimos al blog general de la Biblioteca, donde a su vez recogíamos nuestra recomendación semanal en "Hoy por hoy Cuenca". Y es que esta novela se merece recomendaciones aquí y allá, una obra cargada de sensibilidad, belleza y ternura a pesar de tratar el archiconocido tema de la II Guerra Mundial.

El punto de vista, novedoso, el de aquéllos que tuvieron que abandonar sus hogares en el París conquistado y el de aquéllos que convivieron con los soldados alemanes en ese extraño espacio del armisticio en el que no hay violencia explícita pero sí sentimientos encontrados: rencor y necesidad de seguir adelante.

Lo mejor para mi, la excelente acogida que tuvo esta novela en el grupo, lo que revela la profundidad y enorme empatía de sus componentes, cada vez mejores lectores, más atentos, más perspicaces.


Reseña:

Suite Francesa, una gran novela de Irene Nevirovsky

Esta semana, en el espacio que nos ceden en la emisora de radio "Ser Cuenca", hemos recomendado la novela que estamos leyendo con el club de lectura "Leyendo entre hoces".

Irène Némirovsky, sufrió la ocupación alemana de Francia en la II Guerra Mundial hasta el punto que murió en un campo de concentración en 1944. Sus hijas consiguieron huir tras el arresto de sus padres. En su huida llevaban una sola maleta en la que se encontraba el cuaderno de anotaciones de su madre. Con el paso de los años, decidieron mecanografiarlas con ayuda de una gran lupa y se dieron cuenta de que era una novela, Suite Francesa, no anotaciones personales como pensaban. El descubrimiento del un manuscrito causó una auténtica conmoción en el mundo editorial francés y europeo.

Parece ser que la autora quería escribir un libro que narrase los acontecimientos que estaba viviendo en París durante la ocupación alemana a modo de Sinfonía y dividirlo en 5 partes aunque sólo llegó a escribir dos: “Tempestad en Junio” y “Dolce”.

En la primera parte de la novela, nos cuenta qué sucede cuando caen las primeras bombas: miles de familias huyen de París y en estas circunstancias hay situaciones absurdas (el empeño en llevarse la vajilla...) y también extremas: robos, muertes... Y todo lo contrario: solidaridad, ayuda, y mucho esfuerzo por mantener la entereza.

En la segunda parte, la acción tanscurre en un pueblo que ya ha sido ocupado por los franceses. Es una convivencia llena de confusión y de contradicciones: la presencia de los invasores despertará odios, pero también colaboracionismo.

Está muy bien escrita, con mucha precisión, con un estilo muy depurado. A pesar de lo minuciosa que es con las descripciones, se lee con fluidez y mantiene una cierta distancia emocional con lo que cuenta a pesar de que se refleja que conoció de primera mano y no escatima críticas ni detalles.


Podéis escuchar la recomendación completa aquí
http://cadenaser.com/emisora/2016/12/12/ser_cuenca/1481556413_381210.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade tu comentario